Las Bodas Castellanas, tal y como las conocemos en la actualidad, tienen su origen en la Misa castellana.

En los años ochenta la Misa Castellana ve la luz de manos de su autor, José Manuel Calzada, en la época en la que las Misas populares hacen su aparición, tales como la Misa Nicaragüense, o la Misa Criolla, etc.

Y como dijo un poeta cuyo nombre no recuerdo:
Procura tú que tus coplas vayan al pueblo a parar
aunque dejen de ser tuyas para ser de los demás.

Esta fue la intención con la que se alumbro la Misa Castellana, concebida al calor de la sencilla y combativa religiosidad popular de las comunidades cristianas del barrio de Pilarica:
que aquellas músicas - de raíz o inspiración castellana – y aquellas letras fueran de la gente, que le sirvieran a la gente para expresar la alegría de su fe en Jesús de Nazaret y en su mensaje de fraternidad…

Ojalá la Misa Castellana siga cantándose y bailándose con libertad y sin censuras.

Su mensaje afilado, más cercano al discurso de Jesús que al de los poderes eclesiásticos, puede que siga siendo incómodo, pero no debería ser adulterado.

La coreografía es creada por y para el Grupo de Coros y Danzas Pilarica Asociación Folclórica, dando un toque especial de respeto por mantener la intención del autor, preservar esa religiosidad sencilla, cálida y popular que nos sirve para expresar la alegría de nuestra fe en Jesús y seguir transmitiendo cantando y danzando su mensaje.

La Bodas Castellanas quieren ser un acompañamiento para las parejas de novios que deseen tener una animación en la ceremonia, dentro y fuera de las iglesias, envolviéndoles en un ambiente castellano que hara recordar la celebración del matrimonio durante toda la vida como un recuerdo agradable y emocionante

 

Grupo de Coros y Danzas Pilarica Asociación Folclórica